Todo lo que necesitas saber sobre las ICO

ICO significa oferta inicial de moneda, y es un modo de financiar un proyecto abiertamente con criptomonedas. Las start-ups las usan para financiar sus negocios, pero la ICO depende del hecho de que la start-up tiene que crecer. Una ICO es una forma de ofrecer tokens de una moneda digital, y es fácil hacerlo; sigue leyendo para saber más sobre ellas.  Compartir

¿Qué es una ICO?

Una ICO (oferta inicial de moneda) es una alternativa no regulada de financiación pública basada en nuevas criptomonedas digitales que han emergido fuera del sistema financiero tradicional. Su popularidad ha crecido recientemente hasta convertirse en una fuente de financiación principal para las start-ups.

Desde las primeras ICOS completadas, celebradas por Omni Layer (formalmente Mastercoin) en 2013 y Ethereum en 2014, muchas más han surgido.

Más de 3,2 millones de dólares se han recaudado sólo este año de la venta de monedas digitales a inversores. Este modelo ayuda a muchos proyectos y start-ups a conseguir la financiación necesaria para empezar su actividad.

Dos start-ups emergentes, Filecoin y Tezos, actualmente tienen las mayores ICOs conocidas hasta la fecha: 257 millones y 232 millones de dólares, respectivamente.

¿Cómo funciona una ICO?

Las start-ups recaudan dinero creando y vendiendo su propia moneda digital, llamada token. Las características de los tokens son similares a las de monedas digitales establecidas como Bitcoin y Ether.

Crear tu propia moneda digital y comenzar una ICO no es tan complicado como parece. Las ICOs suelen llevarse a cabo en la red Ethereum, la cual es la blockchain (la tecnología detrás de las monedas digitales) y plataforma de ICOs principal.

El software detrás de Ethereum y Bitcoin es de código abierto, lo que significa que el código fuente está disponible para cualquiera que desee modificarlo y crear su propia moneda digital usando Smart Contracts o contratos inteligentes de Ethereum.

Un contrato inteligente se trata de un protocolo informático que facilita la transferencia de activos digitales entre partes bajo los términos que se acuerden. Si no te apasiona la idea de jugar con el código, existen empresas dispuestas a hacerlo por ti por una pequeña comisión.

os inversores a menudo compran las nuevas monedas o tokens enviando a los desarrolladores Bitcoin o Ether (la moneda digital de la red Ethereum); los tokens adquiridos se usan exclusivamente en un servicio informático que los desarrolladores crean o prometen crear.

Por ejemplo, una start-up de un servicio de streaming de películas podría vender tokens de suscripción al público antes del lanzamiento y acumular clientes motivados a promover el servicio una vez esté operativo.

Sin embargo, la parte difícil suele ser convencer a los inversores de comprar tu token o moneda con promesas de un valor futuro, y muchas start-ups acaban en bancarrota antes de llegar a tener algún valor.

¿Por qué se está invirtiendo en este tipo de monedas?

Los recaudadores de fondos de las ICOs prometen a quienes adquieran sus tokens acceso a un servicio o plataforma de aplicaciones.

Los tokens que venden se usan como ticket de entrada a la plataforma. En prácticamente todos los casos no se ofrece un producto o servicio concreto, sino sólo una promesa.

Además, la gente invierte en monedas porque esperan que el valor crezca una vez los servicios que los desarrolladores prometen se completen, creando así demanda sobre los tokens.

¿Cuál es la relación entre una IPO y una ICO?

Aunque están inspiradas por las IPO (oferta pública inicial), en la práctica las ICO son diferentes.

Las ICOs no ofrecen a los inversores la titularidad de las acciones, y la mayoría de los proyectos detrás de las ICOs, si no todos, no tienen un producto o servicio funcional real.

No obstante, las ICOs son una alternativa más barata a las IPOs porque no dependen de la bolsa de valores y su rigurosa documentación correspondiente.

Puedes recaudar más dinero con una ICO como start-up de lo que podrías en una bolsa de valores o de capitalistas de riesgo.

¿Son legales las ICOs, o son una estafa?

Es inevitable que existen berchas en la ley, ya que ésta tarda en adaptarse a los avances tecnológicos.

Este es el caso con las ICOs en la mayoría de los países, salvo en China y Corea del Sur, donde están totalmente prohibidas.

Algunos países, como Estados Unidos y Reino Unido, están intensificando la legislación en cuanto a ICOs de forma similar al modo en el que se regulan las acciones y los bonos. Mientras tanto, no obstante, los recaudadores de fondos y los inversores de las ICOs se lo están pasando en grande.

Las ICOs se pueden usar para toda una serie de actividades, desde recaudación de fondos en start-ups y financiación corporativa, hasta fraude descarado. Para el inversor medio puede ser difícil llevar a cabo la investigación necesaria sobre los proyectos de las ICOs y distinguir entre oportunidades potenciales y estafas.

La Comisión de Valores y Bolsa (SEC) de EE.UU. alertó a los inversores de los peligros de estafadores que utilizan las ICOs para llevar a cabo “pump & dumps”.

Un “pump & dump” consiste en el aumento de manera artificial del precio de un token a través de noticias positivas engañosas que tienen como fin vender los tokens una vez su precio se ha disparado (pump) tras el frenesí de compra provocado.

Una vez los defraudadores venden (dump) sus sobrevalorados tokens, el precio cae y los inversores pierden su dinero.

¿Qué dicen las empresas financieras sobre las ICOs?

Guste o no, a los inversores institucionales cada vez les es más difícil ignorar las monedas digitales. La mayoría de empresas financieras están empezando a investigar formas de aprovechar la tecnología blockchain; existe un interés creciente y presión de los clientes para monitorizar e incluso comprar y vender las monedas digitales.

Por ejemplo, según informes, Goldman Sachs está consultando con expertos en criptomoneda para empezar una empresa de comercio de Bitcoin. Tiffany Galvin, representante de la compañía, dijo: “En respuesta al interés de nuestros clientes en las monedas digitales, estamos estudiando el modo de servirlos en este espacio”.

Sin embargo, en una sorprendente maniobra divergente, el CEO de JPMorgan Chase (Jamie Dimon) tachó a Bitcoin de fraude a pesar de que su banco aún muestra el valor de Bitcoin. Según Reuters, Dimon dijo: “no puedes tener un negocio en el que la gente invierta en una moneda que carece de respaldo alguno y creer que quienes la compran son personas inteligentes”. Si me enterara de algún corredor de JPMorgan que realizara compraventa de criptomonedas, lo despediría al momento por dos motivos: va en contra de nuestras normas y es estúpido, y ambas cosas son peligrosas”.

Otros, como Chris Dixon de Andreessen Horowitz (una firma de capital riesgo estadounidense) afirma que los tokens podrían ofrecer un modelo para la creación de redes abiertas y descentralizadas y recursos informáticos compartidos (ordenadores, bases de datos y almacenamiento de archivos), lo cual podría revertir la actual centralización de Internet.

¿Deberías invertir en una ICO?

Piénsalo bien antes de invertir en una ICO. A menudo no es tan fácil determinar la viabilidad de proyectos desde una perspectiva tecnológica y de negocios.

Muchos emisores de ICOs prometen una rentabilidad irracional, aunque muchos inversores se han reído de los escépticos de camino al banco cuando el valor de algunas monedas se disparó. Sin embargo, según expertos, el mercado de las criptomonedas está caracterizado por una gran volatilidad.

Este es el motivo de que algunos estén solicitando que los reguladores controlen y sancionen a las ICOs irresponsables. Dado que aún no se puede hacer mucho, lo más probable sea que los inversores pierdan dinero cuando las cosas acaben pintando mal; lo más sabio es, como siempre, nunca arriesgar más dinero del que uno se puede permitir perder.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
Compartir en Facebook
Twitear esto
Compártelo si crees que Google no sabe suficiente sobre ti