Blockchain y Bitcoin: ¿son realmente inmutables?

Analizamos en profundidad el concepto de Blockchain (cadena de bloques), cómo se aplica en Bitcoin y si éstos son inmutables o no. Compartir

Cuando hablamos de blockchain inmediatamente surge el tema de la inmutabilidad. Existen diferentes opiniones al respecto, pero todo el mundo busca la respuesta a una única pregunta: ¿son inmutables Bitcoin y el protocolo blockchain? La respuesta corta es sí, blockchain y Bitcoin no se pueden modificar. La versión larga: necesitas saber las razones detrás del “sí” para poder comprender las consecuencias.

Antes de profundizar en el tema, es importante que entiendas los fundamentos de blockchain. Sin embargo, no entraremos en detalles técnicos característicos ya que es un tema bastante extenso. Bueno, ¿qué es blockchain? Muchas personas utilizan indistintamente el término blockchain y Bitcoin, pero no son lo mismo. Blockchain es un concepto, una idea. Bitcoin es la primera y más importante aplicación de esa idea. Puede haber otras implementaciones diferentes de blockchain que no tengan nada que ver con Bitcoin; de hecho se ha progresado mucho en otras áreas, como contratos inteligentes o liquidaciones interbancarias, mucho más interesantes que Bitcoin.

En esencia, blockchain es un libro de contabilidad distribuido por la red. A diferencia de los casos de la vida cotidiana en los que existe una autoridad central fiable que controla las cosas, blockchain proporciona una red donde no existe una autoridad. No hay necesidad de “confiar” en nadie porque el propio sistema hace casi imposible que alguien pueda tomar el control.Esta descentralización es lo que lo hace tan poderoso y atractivo.

Bitcoin es una criptomoneda basada en blockchain que no regula nadie. Las transacciones son instantáneas y su coste asociado es muy pequeño, lo que hace que sea muy popular para pagos en todo el mundo. Sin embargo, la moneda no tiene ningún valor intrínseco, ya que no está respaldada por nada. Su valor depende únicamente de cuánto esté la gente dispuesta a pagar, y está directamente relacionado con la confianza que se tenga en el sistema. Ese es el motivo de que veas caer el precio de Bitcoin cada vez que circulan noticias negativas sobre blockchain. (Puedes leer más acerca de Bitcoin aquí).

Ahora bien, ¿en qué consiste esta inmutabilidad y por qué debería interesarte? En términos generales, inmutabilidad significa que algo no puede ser alterado después de su creación. Aquellos que están familiarizados con el mundo de la programación conocen la importancia que tienen los objetos inmutables. En lo que a blockchain se refiere, la inmutabilidad tiene un significado similar pero mucha mayor importancia. A continuación, para explicar por qué es tan importante, hablaremos en términos concretos y tomaremos Bitcoin como ejemplo.

Las transacciones de Bitcoin, que ocurren a todas horas en todo el mundo, se almacenan de una forma distribuida por la red, con múltiples copias de esta información circulando por ahí. Es, literalmente, una cadena de bloques vinculados los unos a los otros. Ahora, si esos bloques fuesen alterables, sería posible que cualquier persona malintencionada cambiase el historial de las transacciones y se hiciera extremadamente rica alterando los registros. Ese es el motivo por el que la inmutabilidad de los bloques es tan importante. Entremos en detalle:

Para inciar una nueva transacción, emites un mensaje con los detalles de ésta, como por ejemplo “pagar a Juan 9 BTC”. Pero, ¿cómo sabe el mundo que eres tú quien inicia la transacción y no otra persona? Con ese fin, el software o cartera de Bitcoin que utilizas crea una firma digital a partir de tu clave privada, la cual solo conoces tú (tu sistema) y es única para cada transacción. Los demás utilizarán la clave pública correspondiente para descifrar el mensaje. El siguiente diagrama explica el proceso en detalle:

Sin embargo, puesto que la transacción se realiza a través de redes y equipos (elementos en los que no se puede confiar), ¿cómo puedes estar seguro de que el mensaje es inmutable y de que nadie cambia los detalles? La forma en la que funciona una firma digital es la siguiente: si se altera el mensaje, ésta altera toda la firma y, por consiguiente, todo el mundo sabe que fue manipulado. A continuación, la transacción pasa a un fondo o “almacén” de transacciones sin confirmar. Las personas que participan en la red Bitcoin recogen algunas de estas transacciones e intentan añadirlas al bloque existente – lo que se conoce como minar Bitcoin. No obstante, para poder añadir una transacción hay que resolver un rompecabezas matemático (específicamente Hash SHA256). La solución a este rompecabezas lleva tiempo, lo que constituye una característica muy importante en la infraestructura de Bitcoin como veremos más adelante. Varias personas intentarán resolver ese rompecabezas, y quien sea capaz de resolverlo primero podrá añadir la transacción al bloque existente y recibirá un pequeño porcentaje de Bitcoin como recompensa. A continuación se muestra el diagrama que lo explica; ten en cuenta que cada transacción está vinculada a la transacción anterior, formando un bloque.

Debido a la naturaleza de la infraestructura de Bitcoin, pueden existir múltiples ramas de la blockchain que contengan información contradictoria. ¿Cómo saber en cuál confiar? La regla general es que el ramal más largo es el de fiar, y el más corto vuelve al fondo de transacciones sin confirmar. Ese es el motivo por el que existe un periodo de espera tras realizar una transacción, y en lo que respecta al periodo inicial, generalmente éste es arriesgado y no está confirmado. Algunas carteras marcan la transacción en rojo para indicar eso mismo.

Ahora viene de nuevo nuestra pregunta: ¿El bloque es realmente inmutable? ¿Es posible que un atacante malicioso cambie el bloque a su favor? La respuesta es que no es 100% inmutable, pero el enfoque del puzzle matemático que comentamos antes hace casi imposible alterar el bloque. Para que un atacante pueda hacerlo, necesita crear una cadena de bloques más larga que las existentes. La distribución y la naturaleza ardua del proceso hace prácticamente imposible que alguien pueda hacer tal cosa.

Pero ¿qué hay del bloque ya aceptado? ¿Es susceptible a modificaciones? Sí, pero de nuevo, ya que los nodos se distribuyen, un atacante necesitaría tomar el control de un gran número de equipos de la red. Hablando en porcentajes, el atacante necesitaría tomar el control del 51% de los ordenadores, de ahí el nombre de “ataque del 51%”. Si se llegara a ese caso, lo más lógico sería que alguien que controle tantos ordenadores ganara Bitcoins jugando limpio, simplemente minando la criptomoneda, en vez de intentar estafar al sistema.

Por consiguiente, es acertado decir que blockchain es casi inmutable y seguirá siéndolo mientras haya un gran número de participantes. Aún así,  también es importante conocer los motivos de que algunas personas desconfíen tanto, ya que puede que hagan bien al hacerlo.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
Compartir en Facebook
0
Twitear esto
0
Compártelo si crees que Google no sabe suficiente sobre ti
0