Tu guía definitiva sobre la muerte digital (y cómo llevarla)

digital death

Tío, creí que habías muerto.

Esto es lo que Marvin, un colega mío de Internet, me dijo cuando inicié sesión en mi plataforma de gaming favorita tras una larga ausencia. Después de reírnos y ponernos al día, pensé: ¿y si hubiera muerto de verdad?

Me dí cuenta de una cosa: no me había preparado para una posible muerte digital. Habría desaparecido para siempre y nadie habría podido cerrar mis perfiles de redes sociales y otras huellas digitales porque no había tomado las medidas necesarias.

Aún peor: mis amigos de Internet no sabrían qué me habría ocurrido; probablemente pensarían que dejé de usar la cuenta para siempre y me olvidé de ellos. Darme cuenta de eso hizo que me sintiera incómodo, no por mí sino por aquellos que tendrían que ir detrás y recoger los pedazos.

Estar al otro lado de este intercambio no es fácil; ¿alguna vez te has encontrado con un perfil de redes sociales de un amigo que pareciera haber desaparecido? Ningún mensaje de despedida, ninguna actividad en su muro ni respuesta a tus mensajes.

Te quedas preguntándote qué pasó – ¿simplemente continuó su vida fuera de la red, o es que pasó algo?

Tal vez todo esto haga que te preguntes si hay algo que puedas hacer para evitar este desagradable desenlace cuando llegue tu hora. Pues bien, la respuesta es sí.

Si has hecho buenos amigos en Internet o no quieres que tus activos digitales se pierdan para siempre tras tu muerte, esta guía es para ti. A nadie le gusta el tema de la muerte; sin embargo, hablar sobre ella y prepararse puede ayudar a nuestros seres queridos de formas que podrían no habérsete ocurrido.

Comencemos.

Vemos muertos – y es un problema

Aunque el concepto de la muerte digital es relativamente nuevo, su tono macabro ya puede sentirse online.

Es más común en las plataformas de redes sociales, y aunque a los usuarios de ellas no les gusta pensar en ella, los perfiles fantasma de amigos difuntos pueden acabar siendo más que los activos en unas décadas.

Solo Facebook tenía 30 millones de usuarios fallecidos en 2012, y se espera que esta cifra aumente a un ritmo mayor durante los próximos años.

Cuando se tienen en cuenta las demás redes sociales con cientos de millones de usuarios, la realidad de los «cementerios en redes sociales» no suena tan descabellada.

Sin embargo, no son muchas las personas que preparan la muerte digital. Según una encuesta realizada por la Digital Legacy Association, más del 80% de los participantes no han preparado sus cuentas de redes sociales y digitales por si fallecen.

La muerte digital está considerada como un asunto de cada vez mayor importancia, pero los que han usado la configuración de legado y memoria en sus perfiles siguen siendo una minoría. Pocos siquiera se molestan en documentar sus testamentos de legado digital. Cuando se les preguntó si habían creado un «testamento de redes sociales», casi el 96% de los encuestados respondió «no».

Cada vez es más habitual recibir un recordatorio de Facebook o Google Calendar del cumpleaños de un amigo fallecido o una notificación de linkedin que felicita el aniversario de trabajo de alguien que ya no está con nosotros.

A veces tal vez ni siquiera sepas que alguien ha fallecido. Esto puede dar lugar a momentos difíciles y a un mayor sufrimiento por la pérdida de amigos o parientes, pero el problema va mucho más allá de las redes sociales.

¿Qué hay de los activos digitales?

Los activos y las posesiones digitales pueden tener valor tanto sentimental como económico, pero no se suele pensar mucho en ellos. Sólo el 2,3% de los encuestados afirmó haber hecho planes para sus bienes digitales en caso de fallecer.

Si no has organizado tu muerte digital de antemano, poner todas tus cuentas de redes sociales al día puede ser un gran problema para tu familia y amigos.

Acceder a ordenadores, discos duros, teléfonos, etc. podría ser imposible si no tienen las contraseñas o las claves de cifrado.

Asimismo, ¿cómo puede saber alguien que está autorizado a acceder a tus activos digitales sin tu consentimiento explícito – incluso si la persona está seguro/a de que te gustaría que ofreciera el tan necesario cierre a amigos, parientes y demás personas que te importaban cuando vivías?

Hablemos de la muerte digital

La muerte digital no es un tema «tabú». En general, pocos se oponen a la idea de que las cuentas de redes sociales reflejen el fallecimiento de alguien y pasen a hacer de recuerdo.

Gran cantidad de personas encuentra comfort y paz al visitar perfiles de amigos y parientes fallecidos, ya sea para recordarlos o para dar el último adiós.

El mayor desafío es estar informado y ser consciente de que hay que elaborar preparativos antes de que sea demasiado tarde; de lo contrario, podría pasarse la oportunidad de que tu identidad y activos digitales puedan ser transferidos, perdiéndose para siempre.

En esta guía te ofrecemos información útil sobre el legado y los activos digitales, así como consejos e instrucciones sobre cómo encaminar tu más allá digital a la vez que ayudas a tus seres queridos.

Empecemos con los aspectos más comunes de tu identidad digital y los preparativos que puedes hacer.

Vida y muerte digital – Tus activos digitales tras tu muerte

¿Cuál es el primer paso en la preparación de la muerte digital?

Empezar por lo básico.

Si pasas mucho tiempo en Internet, probablemente tengas una gran variedad de activos digitales, incluyendo algunos de los que te has olvidado. Tu banca online, redes sociales, almacenamiento en la nube, criptomonedas, contenido digital comprado y cuentas de email son sólo algunos ejemplos.

Cuando falleces, desapareces del mundo real, pero no ocurre lo mismo en Internet. La mayoría de estos «reflejos digitales» tuyos seguirán activos como si nada hubiera ocurrido.

Para que los perfiles puedan ser actualizados (o desactivados), tienes que saber cuánto control tienes y cómo gestiona cada plataforma tus cuentas si se da el caso de que falleces.

Esto es más fácil de decir que de hacer; el problema principal es que no existe una política universal. Cada plataforma lleva la muerte de sus usuarios de un modo diferente.

Además, como es un asunto un tanto «especial», los procedimientos no suelen estar claros. Tendrás que leer los términos del servicio de cada plataforma en profundidad para obtener respuestas. En ocasiones, tus amigos y familiares podrían incluso tener que contactar con soporte tras tu fallecimiento para proporcionar pruebas y solicitar que tu cuenta sea desactivada.

Pero aún hay más: en la mayoría de los casos, el propietario de la cuenta ni siquiera tiene que ser propietario de nada. Los términos del servicio y los acuerdos de suscripción te dicen en su lenguage intencionadamente confuso que la red social o la plataforma de streaming es propietaria de todo tu contenido.

Incluso si escribiste tu publicación, subiste tu foto o compraste tus canciones, éstas seguramente no sean tuyas. A muchas pocas personas les gusta este hecho e incluso menos saben que es así, pero así son las cosas; después de todo, afirmaste estar de acuerdo con dichos términos.

Ahora imagina que tienes cuentas en Google, Facebook y Twitter; estas son tres de las plataformas sociales más populares y cada una tiene su propio enfoque.

¿Qué pasa con tus cuentas de redes sociales cuando falleces?

digital death guide (1)

Google

Google es una de las plataformas mejor preparadas en lo que respecta a la inactividad de las cuentas, ya sea por decisión propia o por circunstancias más desafortunadas.

Su página gestión de cuentas inactivas te permite elegir qué ocurre con tu cuenta y quién puede tener acceso a ella si se deja de utilizar.

Primero tienes que elegir cuánto tiempo debes pasar sin iniciar sesión para que Google te considere un usuario inactivo.

Después, puedes elegir hasta 10 ejecutores de tu cuenta – en otras palabras, aquellos que serán notificados de que tu cuenta ha sido marcada como inactiva. Puedes escribir de antemano un email con tu despedida y contar lo que quieres que se haga con tu cuenta.

También puedes seleccionar lo que quieres compartir con los ejecutores. Cualquiera puede tener acceso total, limitado o nulo a tu cuenta de Google; desde tus emails y chats a otros servicios de Google, la elección es tuya.

Si preferirías que tu cuenta fuese eliminada tras haber sido designada inactiva, también tienes esa opción.

Facebook

Tu cuenta de Facebook puede convertirse en conmemorativa o eliminarse de forma permanente cuando falleces.

Un perfil de Facebook conmemorativo conserva todo el contenido (fotos, publicaciones, etc.) pero no aparece en lugares como sugerencias de amistad o publicidad. Las notificaciones de cumpleaños se desactivan y la palabra «En memoria de» acompañará al nombre de la persona.

Si has asignado un contacto de legado a tu cuenta, dicha persona podrá escribir una publicación que siempre estará en lo más alto del perfil. Se pueden hacer otros cambios, como actualizar las fotos del perfil y, dependiendo de tus ajustes de privacidad, compartir memorias en el muro.

A diferencia de Google, tu contacto de legado nunca puede tener acceso a tu cuenta ya que Facebook prohibe el uso compartido de cuentas.

Una cuenta de Facebook se vuelve conmemorativa tras una solicitud de un pariente verificado de la persona fallecida, y también puede ser eliminada.

Por otra parte, las páginas de Facebook cuyo único propietario haya fallecido también pueden ser eliminadas tras contactar con soporte.

Twitter

Twitter no te da la opción de preparar tu perfil de cara a tu muerte ni tampoco tiene cuentas conmemorativas, pero tus parientes siguen pudiendo gestionar el asunto.

Informar a la plataforma del fallecimiento de un usuario de Twitter permite que “una persona autorizada pueda actuar en nombre del difunto o que un familiar directo del difunto» pueda solicitar la desactivación de la cuenta.

Se requieren muchas pruebas: una copia de una tarjeta de identificación, información sobre el difunto y un certificado de defunción. Aunque puede ser emocionalmente abrumador, se trata de una medida necesaria para evitar el abuso normal en una situación así.

Twitter también puede desactivar la cuenta si el propietario ha quedado incapacitado. En estos casos se requieren copias de una tarjeta de identificación del difunto y un poder notarial. Twitter afirma que toda información delicada requerida como prueba es confidencial y será eliminada tras su revisión.

Otras plataformas

Como puedes ver, los gigantes de redes sociales llevan el asunto de las cuentas de personas fallecidas de formas totalmente diferentes. Aquí tienes cómo enfocan el asunto otras grandes plataformas:

  • Puede que Instagram sea propiedad de Facebook, pero el alcance de tu contacto de legado no se extiende hasta la aplicación de intercambio de fotos.
    Dicho esto, las cuentas de Instagram pueden convertirse en conmemorativas contactando con soporte. Es necesario proporcionar prueba del fallecimiento, certificados de nacimiento y de defunción, así como pruebas de ser el representante legal de la persona fallecida, y la cuenta también puede ser eliminada.
  • LinkedIn tiene un formulario de contacto simple para solicitar la eliminación del perfil de un miembro fallecido. En el futuro puede que exista una funcionalidad de «contacto de legado» similar a la de Facebook, así como cuentas conmemorativas.
    Ten en cuenta que es necesario proporcionar información sobre el difunto en el formulario, como su nombre, perfil y la relación del solicitante con éste.
  • iTunes no dice mucho sobre cómo se gestiona el tema de los familiares fallecidos, pero afirma que la licencia no puede transferirse. En otras palabras, las «posesiones» de iTunes son meramente «alquiladas» por los usuarios y no pueden transferirse a parientes vivos.
    Compartir cuentas constituye una violación de los términos del servicio de iTunes, por lo que, técnicamente, la biblioteca musical de una persona fallecida (independientemente de su valor económico o sentimental) se pierde tras su muerte.
  • Las cuentas de PayPal de usuarios fallecidos pueden ser cerradas por familiares y personas autorizadas contactando con soporte. Los ejecutores tienen que proporcionar copias de su documento de identificación y el testamento (u otra documentación legal con información sobre el difunto).
    También se requiere una prueba del fallecimiento (certificado de defunción) del propietario. Si todo recibe el visto bueno, la cuenta será cerrada y los fondos transferidos.
  • Las carteras de criptomonedas varían de una a otra. Sin embargo, la mayoría de ellas requieren de algún tipo de autenticación privada. Depende del propietario de la cuenta asegurarse de que se puede acceder a ésta con las claves y contraseñas necesarias tras su fallecimiento.
    Una forma de hacerlo es incluyendo estas credenciales en el testamento. También puedes obtener ayuda de un servicio externo o establecer la cartera de modo que permita el acceso compartido – como, por ejemplo, la opción multifirma de Bitcoin.
  • Puede accederse a los archivos de Dropbox de usuarios fallecidos a través de la carpeta «Dropbox» dedicada en su ordenador. Si no es una opción, tendrás que contactar con Dropbox y solicitar asistencia directa.
    Prepárate para proporcionar pruebas de que la persona en cuestión haya fallecido y de que tengas derecho legal para acceder a sus archivos, así como información general (nombres, direcciones, tu identificación y órdenes judiciales).
  • Steam trata como únicas todas las solicitudes relacionadas con usuarios fallecidos, y anima a contactar con soporte para resolver la situación.
    No obstante, aunque se te haya otorgado acceso a la cuenta de tu ser querido, rara vez se cambian los nombres de cuenta e inicio sesión.
    Si introducir las credenciales de inicio de sesión se vuelve un problema, puedes usar la funcionalidad Family Sharing (uso familiar compartido) para establecer acceso a la biblioteca de juegos de tu ser querido desde otras cuentas.
  • Snapchat y Tumblr eliminarán la cuenta de un usuario fallecido siempre que la solicitud la haga un familiar verificado. Es posible que se requiera un certificado de defunción como prueba.
  • Microsoft, Yahoo, AOL y muchas otras plataformas implican pasos más tradicionales. La cuenta de estas plataformas de una persona fallecida puede ser eliminada si se demuestra que la solicitud es válida.

Por qué es difícil preparar la muerte digital

A estas alturas puede que estés pensando que es muy complicado estar bien informado sobre cada una de las plataformas y sus políticas en cuanto a miembros fallecidos, y estarías en lo cierto; a pesar del proceso emocionalmente difícil de planificar tu muerte, esta tarea lleva mucho tiempo ya que cada paso requiere algo diferente.

Sin embargo, pregúntate lo siguiente: ¿sería igual de difícil si sólo tuvieras una cuenta de redes sociales? ¿Sería un problema planificar tu muerte digital teniendo información actualizada y una lista organizada de activos digitales?

Trabajar con políticas muy diferentes añade mucho trabajo, pero hay otras dos formas por las que poner en orden tus posesiones digitales se puede complicar bastante:

  • La legislación sobre la muerte digital aún está en pañales.
    Hace tres décadas no existía tal cosa como preparar la muerte digital, pero la tecnología avanza rápido y la legislación no suele ser capaz de seguirle el ritmo.
    Echa un vistazo al caso de EE.UU., donde más de 30 estados aún han de presentar alguna ley sobre la planificación de los bienes o posesiones digitales, y lo mismo ocurre con muchos otros países de todo el planeta.
    La ausencia de leyes establecidas implica que las empresas tienen rienda suelta para actuar bajo las reglas que les plazca.
    Aunque se ha hecho mucho progreso en la última década, la muerte digital sigue siendo un tema nuevo relativamente poco oído, y la ausencia generalizada de legislación es un gran motivo de que sea así.
  • Tienes un montón de activos digitales, y no está bien.
    Hoy en día, lo normal es tener y usar al menos tres dispositivos (un ordenador, una tablet y un smartphone) habitualmente, y seguramente todos ellos almacenen una gran parte de tus experiencias de la vida real.
    Ya se trate de fotos, vídeos, documentos, juegos o todo tipo de cuentas, estas piezas de tu vida se guardan en tus discos duros o en Internet. Y cuando existen posesiones digitales, existen contraseñas. ¿Cuántas de ellas has escrito, y de cuántas te has olvidado a día de hoy?
    Si no has sido organizado, fácilmente podrías verte sobrecogido por el enorme esfuerzo que te costará prepararte un poco cuando decidas hacerlo.
    Podría parecer mucho, porque lo es – y esa es una buena razón por la que muchos abandonan incluso antes de empezar.

Aunque preparar tu muerte digital puede ser incómodo y tedioso, sólo tú puedes traer el orden que tú y tus seres queridos se merecen. Puedes tener algo de ayuda, pero nadie puede hacerlo por ti.

¡No te desanimes! Aunque puede ser muy difícil por momentos, poner en orden tus posesiones digitales y preservar tu memoria puede hacerse fácilmente con un plan sólido y la mentalidad adecuada.

Respira hondo y céntrate; estás tomando la responsabilidad de tu más allá digital, y merece la pena.

Preparando tu más allá digital

Todo buen plan tiene una finalidad clara. Preparar la muerte digital tiene cuatro aspectos principales:

1. Gestiona tu legado digital ahora para que sea más fácil en el futuro.

Poner en orden tus diferentes activos digitales y asegurarte de que tus amigos y/o parientes elegidos tienen la forma de acceder a lo que consideras importante es el factor más motivante de preparar tu muerte digital.

Si tienes una colección de posesiones digitales con alto valor económico o sentimental, probablemente quieras que esté disponible para tus seres queridos más cercanos.

Llevar una lista organizada y actualizada de tu legado digital preserva tu «yo» digital, además de hacer que sea fácil para tus seres queridos llevar consigo un recordatorio inmortal de ti.

2. Toma el control de lo que ocurre con tus posesiones digitales tras tu muerte.

En muchos casos, el legado digital de una persona se vuelve inaccesible cuando fallece.

En ocasiones, mantener tus bienes digitales bloqueados podría tratarse de una decisión consciente, pero suele tratarse de un desenlace desafortunado para todos debido a una falta de preparación.

Si no quieres que tu huella digital se pierda para siempre, tienes que tomar el control de ella mientras aún puedas. Lo que le ocurra es cosa tuya, y dedican el tiempo y esfuerzo necesarios descansarás tranquilo sabiendo que habrás dejado instrucciones claras sobre cómo quieres que se gestionen tus posesiones digitales.

3. Ayuda a tu familia.

Perder a un familiar siempre es un suceso doloroso y traumático, pero es aún más estresante si hay que revisar varios dispositivos y datos sin tener instrucciones claras.

Averiguar cómo acceder a tus cuentas y dispositivos, especialmente cuando se está de luto, puede ser una gran carga para tu familia. Es igual de importante preparar la muerte digital por tus seres queridos como por ti.

Organizar la parte digital de tu vida y proporcionar instrucciones a tus seres queridos les ahorrará muchos problemas durante un tiempo tan difícil.

4. Ayuda a tus socios.

Si tu trabajo tiene mucho que ver con el mundo digital, tienes la responsabilidad de prepararte ante lo peor: tienes que asegurarte de que tus compañeros pueden acceder fácilmente a cualquier documento que consideres importante para la empresa.

Entre la legislación poco desarrollada sobre la muerte digital y los constantes cambios del panorama legal, probablemente necesites ayuda profesional.

Contratar los servicios de un especialista en este campo y prepararte adecuadamente de cara a una posible muerte digital en un entorno profesional ayudará tanto a tus socios como a ti.

Preparando tu muerte digital

Cada uno de los cuatro aspectos descritos arriba son fundamentales en un plan completo, y uno podría tener mayor prioridad que otros dependiendo de tu situación.

Conociendo estos aspectos clave de la planificación de la muerte digital tendrás una idea mejor de los temas en los que tienes que trabajar y cómo presentar la información de un modo que sea fácil de comprender. Aquí continuación tienes los pasos que debes seguir para preparar tu muerte digital.

digital death guide (2)

1. Identifica y organiza tus activos digitales

El primer paso en los preparativos de tu más allá digital también es el más complejo e importante.

Si ya eres una persona organizada no te será tan difícil, pero si tus activos digitales son un caos y no están organizados, identificarlos y recopilarlos puede ser una tarea descomunal. Pero que no cunda el pánico – pronto dejará de ser así.

Haz un inventario

Hablamos de cuentas bancarias online, contraseñas, redes sociales, dispositivos digitales, documentos y cualquier cosa que consideres importante. No te preocupes todavía por los detalles, esto simplemente es un resumen de tus posesiones digitales valiosas.

Se recomienda hacerlo a la antigua, con bolígrafo y papel. A menos que estés totalmente seguro de que tu dispositivo está protegido, lo mejor es no correr riesgos (puedes leer más al respecto abajo, donde hablaremos sobre seguridad).

¿No quieres tenerlo todo junto? Crea listas diferentes para cosas de trabajo, redes sociales y dispositivos.

Recuerda: la lista será larga si tienes muchos activos digitales tanto si preparas un gran inventario como si lo organizas en diversas categorías. Esto último puede ser muy práctico más adelante cuando pienses en quién tendrá acceso a tus datos.

Mantente informado

Una vez tengas una idea general de lo que necesitarás preparar, familiarízate con las políticas de legado digital de las redes sociales que utilices.

Al principio de esta guía explicamos cómo las redes sociales más populares gestionan el tema de las cuentas de usuarios fallecidos, pero ahora merece la pena meterte en mayor profundidad y averiguar qué puedes hacer tú, en vez de simplemente designar contactos de legado o ejecutores de cuentas.

Por ejemplo, ¿sabías que puedes descargar una copia de tus datos de Facebook de forma totalmente gratuita? Simplemente ve a tu configuración y haz clic en el cuadro de información de la parte superior:

digital death guide (3)

De este modo, es fácil pasar tus fotos, vídeos y demás memorias a aquellos que quieras que los tengan.

También puedes descargar un archivo de tus publicaciones en Twitter y crear una copia de seguridad del contenido de tu cuenta de Instagram usando software de terceros como Instaport.

Proporciona información detallada

Ahora, vuelve a tu inventario. Haz una lista de los nombres de usuario y contraseñas de las cuentas que hayas incluido.

Si tienes problemas para recordar todos los detalles de tus cuentas, utiliza la función recordar contraseña de las webs.

Si te has olvidado de todo, incluso de tu email de recuperación o de las preguntas/respuestas secretas, decide lo importante que es la cuenta para ti. Después, contacta con soporte para recuperar la información necesaria.

Recuerda: lo más probable será que tengas que proporcionar alguna prueba de que eres el titular de la cuenta.

Hazlo oficial

Por último, pero no menos importante, escribe un testamento y otorga un poder notarial si fuera necesario. Esto pone tus deseos por escrito y presenta instrucciones claras sobre cómo quieres que se gestione tu identidad online.

Los testamentos de redes sociales están adquiriendo relevancia como documentos legales valiosos; tienen el mismo propósito que un testamento tradicional pero en cuanto a tu presencia online.

Una vez conozcas tus plataformas de redes sociales y sus políticas en cuanto a legado digital, es fácil crear un testamento de redes sociales. Puedes encontrar muchas plantillas en Internet y escribir uno sólo lleva unos minutos.

DeadSocial tiene una plantilla gratuita sencilla de un testamento de red social que puedes utilizar. Para un testamento más tradicional, DoYourOwnWill ofrece una plantilla excelente que se rellena en menos de 20 minutos tras completar un cuestionario breve.

IMPORTANTE: ¡No olvides firmar tu testamento! Dependiendo de los requisitos legales de tu país, también podrías necesitar una firma adicional de algún testigo. Como regla general, imprime tu testamento si lo has escrito online, fírmalo y guárdalo en un lugar seguro.

Si no te fías de tus conocimientos sobre testamentos, redes sociales y cómo gestionar tu legado digital, es una buena idea consultar a un profesional legal para mayor claridad sobre tu situación.

2. Asegura y autoriza

Cuando hayas hecho la mayor parte de los preparativos, tendrás que abordar cuatro preguntas importantes:

  • ¿Quién recibirá tus activos digitales?
  • ¿Cómo accederá a ellos?
  • ¿Cómo serán tus instrucciones?
  • ¿Dónde guardarás las instrucciones?

En otras palabras, tendrás que elegir a los familiares y amigos en los que confiarás tus diferentes datos, como tu contacto de legado de Facebook, ejecutores de la cuenta de Google, etc. Tendrás que proporcionarles los conocimientos o datos necesarios.

También podría interesarte dar a tus fideicomisarios la opción de tener acceso directo. Esto añade otra capa de complejidad ya que implicará docenas de contraseñas, en ocasiones incluso claves de cifrado y autenticación en dos factores.

La accesibilidad sólo es uno de los problemas; el otro es la seguridad. A menos que escribas todo, tendrás que copiar y pegar un montón de información delicada. Si tu ordenador se infecta de un virus keylogger u otro malware similar, todos los nombres y contraseñas que estés moviendo de un lado a otro pueden ser robados fácilmente.

Así pues, ¿cómo asegurarte de que puedes completar este proceso de forma segura? Los pasos más importantes son los siguientes:

Asegúrate de que tu PC está limpio.

Haz análisis antivirus y antimalware y lleva tu máquina a un experto si fuera necesario, pero no hagas una lista de tus credenciales importantes si no estás seguro sobre la seguridad del dispositivo.

Utiliza un gestor de contraseñas.

Si nunca antes has oído hablar de los gestores de contraseñas, este es un buen momento para empezar a usar uno. Un gestor de contraseñas recuerda todas tus contraseñas para que tú no tengas que hacerlo, con la ventaja añadida de ofrecer seguridad adicional. Lo mejor es que muchos de ellos se pueden usar gratis.

Los gestores de contraseñas no sólo guardan todas tus contraseñas en un mismo lugar sino que también garantizan un acceso sencillo y un alto nivel de seguridad; sólo tienes que recordar tu contraseña maestra para acceder a la base de datos.

Algunos extras valiosos incluyen sincronización de todos tus dispositivos y contraseñas de cifrado de un solo uso, así como copias de seguridad locales, protección antiphishing e incluso autenticación en dos factores.

Si te gusta la idea de un almacenamiento de contraseñas más seguro y mejor pero no tienes claro qué software utilizar, te animamos a echar un vistazo a los mejores gestores de contraseñas que puedes usar en estos momentos.

Piensa en las medidas de seguridad avanzadas implementadas (si hubiera).

Si tus gestores de contraseñas o cuentas están protegidos por claves de cifrado o autenticación en dos factores, podría ser imposible para tus fideicomisarios designados acceder a ellos sin instrucciones.

Prepárate ante este problema potencial investigando sobre las medidas de seguridad que hayas implementado, escribiendo y explicando claramente lo que hay que hacer para obtener acceso.

Tendrás que proporcionar las claves de acceso si utilizas cifrado. Las empresas de servicios en la nube (y otras de almacenamiento cifrado) normalmente no serán capaces de ayudar a tus familiares o amigos si las claves de acceso se perdieron contigo. Esto se debe a que tú eres el único que las conoce y podría dar lugar a que tus datos cifrados se pierdan para siempre.

En cuanto a la autenticación en dos factores, infórmate e intenta utilizar claves de seguridad USB en lugar de las notificaciones por SMS tradicionales, una opción relativamente nueva que está demostrando ser una alternativa mejor a los mensajes de texto al ser mucho más segura.

Google y Twitter ya han añadido soporte de claves USB en su autenticación en dos factores, y probablemente muchas más plataformas sigan sus pasos.

Si usas claves de cifrado o autenticadores USB, tus datos delicados están mucho mejor protegidos, pero deberás ser responsable con su almacenamiento.

A tus fideicomisarios les será mucho más fácil acceder a tus posesiones digitales si tienen estas claves cuando no estés. Sin embargo, si las has escondido demasiado bien, acceder a estas medidas de seguridad podría ser imposible; tenlo en cuenta.

Sobra decir que las claves de seguridad deben guardarse en un lugar seguro, preferiblemente con otros documentos relacionados con tu muerte digital.

Considera solicitar ayuda profesional.

Si tanta información te sobrecoge o te está costando preparar todo esto, siempre puedes obtener ayuda de expertos como abogados, servicios web o puede que de ambos.

Una cosa es consultar a un abogado sobre la documentación y la estrategia y otra confiarle información extremadamente valiosa; ¡investiga bien antes de solicitar ayuda externa!

Por desgracia, no escasean los falsos «abogados» ni los servicios maliciosos que se aprovechan de personas vulnerables que no entienden de seguridad digital, otro motivo por el que es importante estar informado sobre los derechos de tus activos digitales. Mientras más preparado estés, menos probable será que caigas en una trampa.

3. Comunícate

Cuando hayas identificado tus posesiones digitales, hecho una lista y tratado todas las cuestiones importantes sobre seguridad y autorización, es hora de pensar en las instrucciones.

La comunicación es una parte fundamental de preparar la muerte digital. A estas alturas probablemente entiendas mucho más sobre este asunto y estés muy familiarizado con muchos de los detalles, pero no asumas que ocurre lo mismo con las personas que has elegido como herederos y ejecutores. Podrían no estar al mismo nivel que tú, especialmente si la tecnología no es uno de sus fuertes.

Tendrás que elaborar una guía para poder preparar de forma adecuada a tus familiares y amigos.

Ayudarás a tus seres queridos cuando más lo necesiten indicando de forma clara los pasos que tienen que realizar y presentando la información importante en un mismo lugar, lo que reducirá su estrés y eliminará logística innecesaria. Ayudándoles a preservar tu memoria estarás haciéndoles un favor.

La guía debe ser sencilla y ofrecer explicaciones simples de tus medidas; no hay necesidad de usar lenguaje técnico complicado. Los pasos deberían ser claros y la información necesaria estar disponible; si no fuera así, debes dar instrucciones claras sobre dónde y cómo encontrarla, así como cualquier detalle adicional que facilite el acceso.

Si confías diferentes partes de tu identidad digital a personas diferentes, considera elaborar diferentes guías personalizadas.

Por ejemplo, si sabes que tu esposa es una experta en ordenadores, tus instrucciones deberían ser más específicas. No obstante, intenta siempre presentar la información de forma concisa.

Sólo para estar seguro, haz varias copias de la(s) guía(s) y guárdalas en el mismo lugar, preferiblemente con otros documentos relacionados con tu muerte digital.

Un consejo: intenta evitar guardar estos documentos en casa. Incluso si tienes caja fuerte y eres muy cuidadoso, siempre está el riesgo de un posible robo. De ser posible, opta por una caja de seguridad en un banco o un servicio de almacenamiento seguro en la nube.

4. Di tus adioses digitales

Has hecho un gran trabajo: organizar tus activos digitales, poner al día tu lista de contraseñas, escribir tu testamento y dejar instrucciones a tus seres queridos.

¡Enhorabuena! Ahora tienes más preparada tu muerte digital.

Pero todavía puedes hacer una cosa más: a medida que el mundo transiciona al plano digital, nuestra red de amigos y conocidos crece. Igual que en el mundo real, estas relaciones pueden volverse algo significativo – y duele cuando se rompen. Lamentar la pérdida de alguien especial es igual de triste y doloroso en el plano digital, pero también ofrece consuelo a los vivos.

Este es el motivo de que, con el paso de los años, se hayan creado muchas aplicaciones y servicios que permiten grabar de antemano un mensaje de despedida que se reproduce cuando llega tu hora. Algunos incluso te dan la opción de enviar saludos y felicitaciones en ocasiones especiales.

Si quieres decir adiós a aquellos que no están tan cerca de ti físicamente pero con quienes compartes un vínculo fuerte en Ia red, una de estas webs podría ayudarte:

  • SafeBeyond te permite crear y programar mensajes futuros para que sean a amigos y futuros descendientes. Puedes enviar vídeo, audio o texto en ocasiones especiales como cumpleaños, aniversarios y más.
  • GoneNotGone es otra web que permite enviar mensajes a amigos y familiares tras fallecer. También puedes preparar felicitaciones de aniversarios, cantar nanas o simplemente decir lo que se te ocurra.
  • MiLegacy tiene una web y una aplicación donde puedes narrar la historia de tu vida. Tiene una función «archivador» que guarda tus logros de vida y es una buena alternativa si quieres dejar algo más que mensajes o vídeos.
  • AfterNote puede grabar tus últimos deseos, lo cual puede ser útil para gestionar tu legado digital. También te permite dejar mensajes a quienes consideres más cercanos, crear un cronograma de recuerdos notables e incluso vincular fideicomisarios a tu cuenta para que se pueda acceder a tu información cuando ya no estés.

Claro está, en última instancia es tu decisión si te sientes cómodo con una «despedida digital». Una cosa está clara: este tipo de mensajes desde el más allá pueden hacer que la pérdida sea más llevadera.

Últimas palabras

Puede que no nos guste pensar en ella o hablar de ella, pero la muerte digital es un tema serio que merece mucha más atención. Más importante aún, debemos a nuestros seres queridos y a nosotros mismos el estar preparados para lo peor – aunque no tengamos la menor intención de dejar este maravilloso mundo pronto.

¿Es complicado preparar la muerte digital? Sí. ¿Es un proceso largo y tedioso? Puede serlo. ¿Merece la pena todo el tiempo y esfuerzo invertido? Totalmente.

En vpnMentor esperamos sinceramente que esta guía aclare los aspectos más importantes de la muerte digital y te ayude a realizar los primeros pasos sobre la toma de control de tu reflejo digital. ¡Enhorabuena por tu elección responsable y buena suerte!

Si la guía te resultó útil, no dudes en compartirla para que más personas puedan aprender lo que es la muerte digital y a prepararse.

Publicado el: 10 de enero de 2019.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
ExpressVPN
Ahorro del 49%
Devices

La VPN más rápida del mercado

  • Protege tu privacidad
  • Ve vídeos en streaming de forma fluida
Obtén ExpressVPN ahora
No, gracias