Diferencias entre VPNs, Tor y los proxies

Existen muchas razones para usar herramientas de privacidad online y anonimato al navegar por Internet, realizar descargas o ver contenido en streaming. Desde – como dicen – cubrirse la propia espalda cuando se usa software de Torrents, hasta conseguir acceso a Netflix desde un país extranjero cuando se está de viaje.

Elegir la solución (o soluciones) adecuada para ti puede ser complicado, especialmente si no eres un experto en privacidad online o cifrado.

¿Deberías usar una VPN? ¿Quizás sea más rentable usar algún tipo de proxy, especialmente dada la cantidad de servidores gratuitos que existe? Y en ese caso, ¿qué tipo de proxy deberías usar? ¿Tal vez las VPNs o los proxies no sean lo más indicado para tus necesidades y creas que deberías compartir tu conexión con otros usuarios en Tor? Para tomar la decisión correcta, es importante comprender las diferencias técnicas básicas entre estos servicios.

¿Qué son los servidores proxy?

VPN1_620

Los servidores proxy, o en este caso “servidores proxy abiertos”, pueden describirse como sencillas “tuberías” virtuales para tu tráfico de Internet de camino al servidor de destino. A dicho servidor (y a los enrutadores por el camino) el tráfico le parecerá venir de la dirección del servidor proxy, mientras que tu IP real y actividad se registran (o no) en el servidor proxy en cuestión.

Existen dos tipos principales de servidores proxy abiertos aplicables en cuanto a privacidad y anonimato online: Los servidores proxy HTTP y los SOCKS.

Servidores Proxy HTTP

El tipo de servidor proxy más básico y sencillo es el proxy HTTP o proxy web. Todo lo que éste puede hacer es redirigir el tráfico web (HTTP y HTTPS) desde el cliente (tu navegador) hasta el host (el servidor que aloja la página web a la que quieres acceder), enmascarando tu IP como la fuente del tráfico web.

Pros

  • Ya que estos servidores sólo manejan solicitudes HTTP, suelen ser más rápidos que los servicios VPN gratuitos o que los servidores proxy SOCKS.
  • Los múltiples servicios proxy gratuitos disponibles hacen de los servidores proxy gratuitos una elección efectiva para simple anonimato al navegar por Internet.

Contras

¿Cuándo debería usar un servidor proxy HTTP o web?

Si una web determinada está bloqueada o no está disponible en tu país (por motivos técnicos) a través de tu proveedor de servicios de Internet, un servidor proxy web puede ser útil al ofrecerte acceso temporal (aunque lento y no seguro) a dicha web.

Servidores Proxy SOCKS

Ligeramente más avanzados y mucho menos habituales que los servidores proxy web, estos servidores se utilizan para mucho más que para simple navegación por Internet.

Pros

  • Admite tráfico no HTTP, como SMTP, FTP y tráfico de torrents

Contras

  • Tienen los mismos problemas de seguridad que los servidores proxy web
  • Más lentos que los servidores proxy HTTP (web)

¿Cuándo debería usar un servidor proxy SOCKS?

No recomendamos acceder a tu email a través de un servidor proxy SOCKS gratuito ya que el tráfico no está cifrado. Sin embargo, puedes usarlos para acceder a servidores FTP fuera del alcance de tu dirección IP o jugar a juegos de un jugador o a juegos multijugador basados en turnos en servidores internacionales. Jugar a juegos en tiempo real es prácticamente imposible debido a la latencia creada por la “tubería” extra en el viaje de tu tráfico a través de la Internet global.

¿Qué son las VPNs?

Las VPNs (redes privadas virtuales) no sólo son simples “tuberías”, sino túneles cifrados con capacidades sofisticadas en cuanto a privacidad y seguridad que hacen mucho más que enmascarar tu dirección IP. Con un cliente VPN en tu dispositivo, todo tu tráfico está cifrado con un nivel de complejidad y seguridad variable cuando estás conectado a la VPN.

Pros

  • Seguridad y privacidad de conexión máximas gracias a un cifrado total
  • Flexibles y fiables

Contras

  • Hace falta una cuenta de pago para disponer de funcionalidad y fiabilidad totales
  • El servicio gratuito puede ser lento

¿Cuándo debería usar un servicio VPN?

Si buscas anonimato y seguridad online fiables, tu mejor opción es usar una VPN. Esa fiabilidad tiene un precio, pero a menudo es mejor pagar este coste en dinero que de otras formas desagradables.

¿Qué es Tor?

Tor, abreviación de The Onion Router (“el rúter cebolla”), es una herramienta excelente y popular para navegar y realizar descargas de manera anónima, con o sin una VPN. Tor crea una red o malla totalmente cifrada de usuarios que comparten su ancho de banda y dirección IP unos con otros y contribuyen con su potencia computacional para mantener la totalidad de la red cifrada.

Puedes usar el protocolo Tor para cifrar y anonimizar todo el tráfico instalando un cliente local Tor, o navegar por la web sencillamente usando el navegador Tor.

Pros

  • Cifrado multicapa
  • Acceso a páginas web de la “Deep Web” que no aparecen en buscadores convencionales
  • Es gratis

Contras

  • Muy lento debido a todas las capas de cifrado, por lo que no es útil para descargar torrents, para Kodi o para streaming de audio.
  • Usar Tor puede ponerte en el punto de mira de agencias gubernamentales aunque no hagas nada ilegal

¿Cuándo debería usar Tor?

Para mayor seguridad (prácticamente a velocidad de un antiguo módem), Tor se puede usar junto con una VPN para ofrecer otra capa de privacidad y anonimato necesaria para consumir o publicar contenido sensible.

Periodistas, activistas, trabajadores por los derechos humanos y aquellos que sacan información secreta a luz, especialmente quienes viven o trabajan en países con restricciones de Internet, suelen utilizar Tor.

VPN

El veredicto

La solución de privacidad y seguridad adecuada para ti dependerá en gran medida de lo que busques: streaming, jugar online, navegar anónimamente o algo completamente distinto.

Los proxies ofrecen una solución limitada, y los gratuitos pueden poner en riesgo tu privacidad. Tor es una solución flexible gratuita, pero tiene sus desventajas.

Podemos afirmar que los servidores VPN son superiores a los proxies. No sólo son muy fiables y seguros sino que son la mejor herramienta para su cometido. Son un mejor modo de eludir limitaciones de ISP y bloqueo gubernamental de determinadas páginas web, dado que tu anonimato con aumenta en gran medida con las VPN.

El único motivo para usar un proxy en lugar de una VPN (para cualquier otra cosa que simple navegación por Internet) es no querer o no poder pagar por un servicio VPN de alta calidad. Cabe mencionar que los servicios VPN no son tan caros como pueden parecer – el coste ronda los $10 mensuales.

Haz clic aquí para echar un vistazo a nuestras mejores (y más economicas) VPNs.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
Compartir en Facebook
0
Twitear esto
5
Compártelo si crees que Google no sabe suficiente sobre ti
0