La guía definitiva sobre privacidad en Internet

Gracias a que Edward Snowden sacó a la luz documentos sobre el espionaje que lleva a cabo la NSA, ahora tenemos una idea de lo vulnerables que somos cuando estamos en Internet. Lo peor es que no sólo es la NSA la que espía a sus ciudadanos; los gobiernos de todo el mundo aprueban leyes que les permiten ver y almacenar información sobre la actividad de sus ciudadanos en Internet.

La buena noticia es que puedes protegerte de los ojos del Gran Hermano de varias formas.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu privacidad?

Puedes hacer muchas cosas, desde cifrar tus datos hasta borrar tu actividad de Internet y asegurarla. Aunque no todas las recomendaciones funcionarán a la perfección siempre, mejoran tu privacidad en Internet drásticamente.

1. Habla con una organización que pueda ayudar

Muchas veces es mucho más fácil hacer las cosas nosotros mismos. Sin embargo, en lo que respecta a ciberseguridad, la cosas no son tan sencillas. Simplemente intentar comprender el cifrado o configurar tu rúter con una VPN puede ser muy tedioso.

Por eso es mejor hablar con alguien que pueda ayudarte. AccessNow tiene una línea de seguridad digital que ofrece una serie de recursos y consejos para ayudarte a estar seguro en Internet. Si eres un periodista que necesita permanecer anónimo o si crees que tu empresa podría estar en riesgo de sufrir un ataque de ransomware, AccessNow puede ayudarte a descubrir lo que necesitas hacer para estar a salvo.

2. Utiliza una VPN

Las VPNs se están volviendo cada vez más populares tanto para acceder a Internet como para tener una mayor seguridad. Las VPNs, siglas en inglés de Red Privada Virtual, cifran tus datos y aseguran tu conexión mediante un túnel virtual. Aunque originariamente fueron concebidas para grandes empresas, millones de personas las usan por motivos personales.

Una VPN no sólo cifra tus datos; también puede cambiar tu ubicación virtual, haciendo que parezca que te conectas desde otra parte. Esto es útil si quieres ocultar tu ubicación y ser anónimo, pero también si quieres ver una serie de TV que no está disponible en tu país. Las VPNs también se usan para acceder a contenido bloqueado y a páginas webs en países con censura, como por ejemplo China.

Girl Using Computer

La mejor parte es que las VPNs se han vuelto tan habituales que son económicas y fáciles de usar.

Mostramos las VPNs más recomendadas aquí

3. Navega en Tor

Si requieres un alto nivel de anonimato, la red Tor es una gran opción. Tor es la abreviación de “The Onion Router” (“el rúter cebolla”), nombre que representa las múltiples capas de cifrado empleadas para proteger tu privacidad. Tor hace que seas anónimo en Internet.

Para acceder a la Red Tor debes usar el Navegador Tor. No es tan simple ni popular como los otros navegadores, pero funciona bien, y eso lo ha convertido en una popular herramienta anticensura. Puedes aprender más sobre Tor y cómo utilizarlo aquí.

También puedes usar una VPN junto con Tor para mayor protección.  

4. Deja de utilizar motores de búsqueda que te controlan

Muchos de los motores de búsqueda más utilizados almacenan información sobre ti. Esto es especialmente cierto en el caso de Google (por suerte, existen muchas alternativas buenas que son más seguras). La información almacenada incluye tu dirección IP, la hora y fecha de cuando usaste la web, los términos de búsqueda y la ID de Cookie de tu ordenador.

La información recopilada se transmite después al propietario de la web y a los propietarios de los anuncios que aparecen en ella, lo que permite a los anunciantes recopilar información sobre ti mientras navegas por Internet. La información recopilada se utiliza para crear un perfil sobre ti, el cual utilizan para crear anuncios personalizados basándose en tu historial de navegación.

Además de dar esta información a los propietarios de la web y de los anuncios, los motores de búsqueda tienen que entregar la información recopilada a tribunales y gobiernos. Esto sólo ocurre si reciben una solicitud de dicha información, pero éstas cada vez son más comunes.

Algunos motores de búsqueda no recopilan información de sus usuarios. Uno de los más populares es DuckDuckGo; además de no recopilar información sobre ti, este motor de búsqueda que no te controla no muestra resultados de búsqueda basándose en tus búsquedas anteriores.

5. Borra tu historial de búsqueda

Si usas un navegador que guarda tu historial de búsqueda (Chrome, Firefox e Internet Explorer lo hacen), es buena idea borrar tu historial de navegación. Esto no evitará que alguien espíe o recopile información sobre ti, pero limita la capacidad de los navegadores web que utilizas de elaborar un perfil sobre ti. Independientemente de si planeas cambiar de navegador o seguir con Google, deberías borrar tu historial de búsqueda ocasionalmente.

6. Asegura tus compras en Internet

Dos de los mayores ataques que se pueden sufrir hoy en día en Internet son el robo de identidad y el robo de tarjeta de crédito. La principal razón es que usamos nuestras tarjetas de crédito para comprar cosas por Internet a diario, y aunque muchas webs tienen una forma segura de pagar, eso no garantiza que la información de tu tarjeta de crédito está a salvo.

Bitcoin

Un hacker podría conseguir acceder al servidor de una página web y robar los registros de pagos, los cuales podrían llevarle hasta ti. Una forma de proteger la información de tu tarjeta de crédito consiste en usar PayPal, pero no todas las webs lo aceptan como método de pago y se trata de otro elemento que puede vincularte a tu tarjeta de crédito (simplemente implica algunos pasos más).

La mejor forma de asegurar tus compras en Internet consiste en usar una criptomoneda. La más criptomoneda más conocida hoy en día es Bitcoin, y aunque es complicada entenderla por completo, es bastante fácil de usar. Aunque no eres totalmente anónimo usando Bitcoin (especialmente si envías un objeto comprado a una dirección física o si conviertes tu dinero a una moneda diferente), estarás protegiendo la información de tu tarjeta de crédito.

7. Borra tu caché de DNS y tus cookies

Para acelerar tu navegación, los navegadores guardan una caché de direcciones IP de tu servidor DNS. Esta es otra forma mediante la que se puede monitorizar tu actividad online y tu historial de navegación. Por suerte, borrar la caché de DNS es muy sencillo. Simplemente busca cómo borrar la caché en tu dispositivo y encontrarás una guía paso-a-paso.

Asimismo, las cookies Flash controlan tu actividad. Las cookies Flash funcionan de manera similar a las cookies normales, pero la buena noticia es que se pueden borrar fácilmente. Recomendamos descargar y usar CCleaner, el cual es uno de los mejores software que elimina cookies Flash y otros ficheros sin importancia de tu dispositivo.  

8. Sé consciente de que existen otras tecnologías de rastreo

Existen muchos métodos sofisticados de rastrear tus datos y controlar tu actividad online. Es difícil garantizar que estos dispositivos no te monitorizarán si no usas una VPN, pero ser consciente de ellos es el primer paso para protegerse.  Las Etags, unos marcadores que utilizan los navegadores para monitorizar tu navegación, son uno de esos métodos difíciles de detectar. Borrar la caché después de visitar cada página web y desactivar la caché podría funcionar; sin embargo, estos métodos son laboriosos y tienen efectos negativos en la experiencia de navegación. Si usas Firefox, puedes añadir el complemento llamado Secret Agent que evita la monitorización ETag.

Stealing

Asimismo, el robo de historial, el cual aprovecha todo tu historial de navegación y crea un perfil sobre ti, sólo puede impedirse con herramientas preventivas como una VPN.

9. Desactiva tu almacenamiento web HTML

El almacenamiento web está integrado en HTML5, el cual se usa para la mayoría de sitios web. El problema del almacenamiento web es que es mucho más efectivo a la hora de almacenar información que las cookies. Éste no permite que se controle ni se borre selecivamente la información almacenada, como ocurre con las cookies.

El almacenamiento web está habilitado por defecto en todos los navegadores de Internet. Si usas Internet Explorer o Firefox, puedes simplemente desactivarlo. También puedes usar el complemento Better Privacy de Firefox, el cual elimina la información de almacenamiento web automáticamente. La extensión Click and Clean y Google NotScripts pueden utilizarse para Google Chrome.

10. Asegura tus emails

Aunque la mayoría de proveedores de email usan cifrado SSL para proteger tu correspondencia, hay formas de hackearla.

Email

Aunque el modo ideal de proteger tus emails es cifrarlos para que sólo el destinatario pueda leerlos, esta no es una opción viable.

Si quieres encontrar un proveedor de email respetuoso con la privacidad, recomendamos ProtonMail. En caso contrario, existen algunas aplicaciones y complementos que ofrecen una mejor forma de cifrado.

Otra cosa sencilla que puedes hacer para proteger tu email consiste en crear una contraseña fuerte (esta herramienta puede ayudarte a crear una), lo que hace que sea muchísimo más difícil para alguien hackear tu cuenta. No es una garantía de que no te pueda pasar, pero claramente es un paso en la dirección correcta.

11. Protege tu almacenamiento en la nube

El almacenamiento en la nube se está volviendo cada vez más común, y, aunque es una gran herramienta, las clouds o nubes pueden ser hackeadas fácilmente. Grandes empresas de almacenamiento en la nube, como Dropbox, Amazon, Apple, Google y Microsoft, indican en sus Términos de Uso que se reservan el derecho de investigar todos los archivos subidos y que los entregarán a las autoridades si reciben una orden judicial. Aunque esto no afecta a la mayor parte de las personas, la idea de que alguien examine nuestros archivos es, como poco, aterradora.

Cloud

Si quieres estar seguro de que tus archivos en la nube están seguros, puedes tomar algunas medidas básicas.

  1. Cifra tus archivos manualmente antes de subirlos.
    Existen muchos programas que cifran tus archivos. La ventaja principal de este método es que puedes usar todos los servicios de almacenamiento en la nube sin tener que preocuparte de tus archivos (siempre y cuando no subas tus claves de cifrado).
  1. Utiliza un almacenamiento en la nube que cifre los archivos automáticamente
    Existen algunos servicios que cifran tus datos automáticamente antes de subirlos a la nube. Los cambios realizados en las carpetas o archivos se sincronizan con las versiones locales y después se aseguran y se suben a la nube. Existe la posibilidad de que el proveedor tenga la clave para descifrarlos, por lo que tu información sigue estando en riesgo, pero éste no es tan elevado como al que te expones usando otros proveedores de servicios de almacenamiento en la nube.

12. Instala software antimalware y antivirus

Existe una cantidad enorme de código malicioso en Internet, comúnmente conocido como Malware. El ransomware, una forma de malware, también es bastante frecuente. Es importante conocer las diferencias entre malware y ransomware.

Asimismo, un virus podría infectar tu ordenador, causando desde ralentización del equipo o hasta incluso su total destrucción. Algunos virus son silenciosos y se quedan ocultos en tu ordenador recopilando datos y enviándolos al creador, lo que significa que pueden registrar tus contraseñas, información de cuenta bancaria y mucho más. El mejor modo de protegerte es instalar software antimalware y antivirus.

Este software pueden detectar virus y malware en tu ordenador y eliminarlo, además de que suele avisarte si sospecha que un archivo es malicioso o de algún modo perjudicial.

13. Instala un cortafuegos

Un cortafuegos monitoriza tu tráfico de red y (cuando está bien configurado) detecta y bloquea tráfico determinado. El Gran Cortafuegos de China es un ejemplo de un cortafuegos que bloquea ciertas páginas web. Los cortafuegos pueden ser difíciles de configurar, pero una vez hecho son fáciles de usar.

14. Protege tu teléfono móvil

Al igual que tu ordenador es susceptible a ataques, tu teléfono también lo es. Las conversaciones pueden ser grabadas, los mensajes de texto interceptados y leídos y las llamadas de voz monitorizadas.

Además, dado que usamos nuestros smartphones para tantas cosas (incluso para acceder a nuestra cuenta bancaria), tu información privada puede ser hackeada fácilmente. La solución más sencilla sería no usar un teléfono móvil, pero eso hoy en día no es una opción. Instalar una VPN y cifrar tus mensajes (en tu iPhone o Android) es la mejor forma de proteger los datos de tu móvil.

Tu privacidad vale la pena

Todas las medidas descritas en este artículo llevan tiempo, esfuerzo y algo de dinero. Además, algunas de las precauciones que hemos sugerido tomar podrían hacer que pierdas algunas de las mejores funciones de servicios basados en la web que necesitan cookies y otros datos para funcionar bien.

No obstante, los ciberataques son tan comunes hoy en día que todo el mundo debería usar algunas de las sugerencias anteriores; incluso tomar medidas básicas de seguridad podría ayudarte a protegerte.

El primer paso y el más efectivo consiste en instalar una VPN en tu dispositivo. Las siguientes son fáciles de usar, no cuestan mucho dinero y pueden protegerte muy bien.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
¡Espera! Nord ofrece 75% de descuento en su VPN