¿Deberías mantener conectada siempre tu VPN?

Analizamos varias situaciones en las que deberías mantener tu VPN conectada (y otras en las que darle un respiro).

should-you-always-keep-your-vpn-on

Como sabrás, una VPN es básicamente un servidor mediador que enmascara toda tu actividad en la red y evita que tu proveedor de servicios de Internet (ISP) rastree tu tráfico.

Históricamente, las VPN eran utilizadas por grandes corporaciones para cifrar su información que utilizaban sus empleados a distancia. Sin embargo, el uso de las VPN ha crecido exponencialmente en los últimos años, específicamente para hacer frente a la censura de Internet en diferentes países.

A aquellos que usan una VPN les surge la duda de si deben mantenerla conectada en todo momento o no.

No existe una respuesta definitiva a esa pregunta; el mantenerla siempre conectada o sólo en ocasiones depende de tus necesidades. Para ayudarte a saber qué hacer analizamos varias situaciones en las que deberías mantener tu VPN conectada y otras en las que darle un respiro.

Si utilizas Internet para navegar, descargar torrents o acceder a contenido geográficamente bloqueado donde te encuentras…

Si sueles ver películas en streaming o intentar acceder a páginas web bloqueadas en tu país, deberías considerar mantener tu VPN siempre conectada, ya que sin una VPN no podrás acceder a estos contenidos. No obstante, una vez hayas terminado de ver los vídeos o la página web, puede merecer la pena dejar descansar a tu VPN.

Si te preocupa tu privacidad en Internet…

Si la seguridad en Internet es tu principal motivo para utilizar una VPN, te recomendamos que la mantengas conectada continuamente. Las VPN cifran tu tráfico, lo que hace que sea extremadamente difícil hackear tu información. Una VPN también enmascara tu dirección IP, de modo que gobiernos e ISPs no pueden monitorizar tus actividades en la red.

Si quieres ahorrar dinero…

Las VPN son herramientas útiles que te ayudan a ahorrar dinero. La mayoría de las páginas web rastrean tu ubicación e historial y te muestran precios basados en ellos, pero utilizando una VPN, la cual oculta tu ubicación, podrás conseguir precios más baratos (¡ahorramos 616 £ en una estancia de una semana en un hotel gracias a una VPN!). Reservar un vuelo u hotel lleva alrededor de una hora, así que si esto es lo único para lo que utilizas una VPN, puedes desconectarla tranquilamente una vez hayas confirmado la reserva.

Si tu ISP limita tu ancho de banda…

En ocasiones los ISP pueden limitar la velocidad de tu conexión para reducir la congestión de una red y regular su tráfico. Otros ISP, en cambio y como es sabido, reducen tu velocidad para que te sientas obligado a contratar una velocidad más elevada y más cara. Si has notado que de repente la velocidad de tu conexión es más lenta, activar una VPN seguramente te ayude. Sin embargo, esto sólo debe ser una solución temporal y deberías hablar con tu ISP si tienes problemas con tu conexión.

Si te conectas a redes WiFi públicas…

Si accedes a Internet a través de WiFi pública es muy recomendable utilizar una VPN. La WiFi pública es muy peligrosa y es la manera más fácil de ser víctima de hacking. Por lo tanto, si tienes pensado conectarte a la WiFi de tu cafetería habitual cada vez que quieras un café, deberías mantener tu dispositivo siempre conectado a una VPN.

Si realizas transferencias…

Si realizas cualquier transacción financiera es posible que tu banco te bloquee si usas una VPN. Incluso plataformas tan conocidas como PayPal pueden congelarte la cuenta si detectan el uso de una VPN, por lo que recomendamos mantener las VPN desactivadas cuando vayas a hacer alguna transacción financiera.

Si tu Internet es lento…

Si te conectas a un servidor VPN ubicado en una zona cercana, experimentar una reducción de una media del 10% en la velocidad de tu Internet es algo normal. Esto ocurre debido a que cifrar y descifrar tu información requiere procesamiento y tiempo, por lo que si las VPN afectan en gran medida a la velocidad de tu conexión, prueba a darles un respiro.

Las VPN son muy útiles, pero no son necesarias todo el tiempo. Si la mayoría de las webs que visitas están en una red segura y puedes acceder a ellas sin problemas, no necesitas estar permanentemente conectado a una VPN.

¿Fue útil? ¡Compártelo!