Cómo evitar que otros vean lo que navegas en Internet

A medida que navegas por la red, tus actividades pueden estar siendo monitorizadas por terceros con o sin tu consentimiento. Este fenómeno es conocido como browser tracking o monitorización de tu navegador: muchas páginas web y anunciantes se alían para recopilar la información de tu navegador para crear un perfil detallado de tus intereses con fines comerciales. Sucede de una forma tan discreta que rara vez uno nota la sensación de estar siendo observado; la misma sensación que tienes al darte cuenta de que un montón de extraños están mirando a través de tus ventanas o cuando varios vendedores te persiguen por una tienda.

Técnicas que se suele utilizar

Se utiliza todo tipo de técnicas como balizas web, registros de servidores, scripts de monitorización, agentes de usuario, cookies y la huella digital del navegador para espiar todo lo que haces al navegar.

Balizas web

Las balizas web son pequeñas imágenes incrustadas en páginas web que avisan al servidor cuando la página se carga. Las compañías publicitarias utilizan estas balizas para saber quién accedió a una web o email y cuándo, y son el motivo de que la mayoría de aplicaciones de correo electrónico te pregunten si confías en el remitente antes de mostrar imágenes.

Registros en servidores

Los registros en servidores son otra técnica utilizada para registrar las solicitudes que reciben los servidores web por parte de los navegadores, como qué página se cargó y cuándo, desde qué web accedió el navegador a la página (remitente http) o la dirección de Internet (para conocer tu ubicación).

Agentes de usuario del navegador

Los agentes de usuario del navegador son pequeñas aplicaciones que revelan información sobre las propiedades del navegador y el sistema operativo que se utiliza, y permiten a los anunciantes guardar información sobre la identidad de los visitantes de la web.

Cookies

Las cookies son la tecnología más conocida y utilizada de monitorización de navegadores. Una cookie es, básicamente, una cadena de texto corta que identifica a tu navegador y que las webs que visitas guardan en tu ordenador.

Cuando una web ve que esa cadena de texto aparece en una cookie, sabe que ya la ha visto antes. Los anunciantes utilizan esta tecnología para monitorizar los hábitos de navegación de los usuarios para ofrecerles anuncios personalizados.

A medida que el público tomó conciencia sobre el intrusismo de las cookies, los desarrolladores de navegadores respondieron añadiendo un modo de “navegación privada” a sus productos. Los desarrolladores independientes también comenzaron a crear plugins que preservan la privacidad, y los usuarios poco a poco volvieron a tener el control de su privacidad habiendo aprendido a borrar o evitar las cookies.

Se trata de la pescadilla que se muerde la cola: las compañías publicitarias, a su vez, recurrieron a una nueva técnica que oculta información (cookies) en Adobe Flash, la cual se puede guardar y a la que se puede acceder cuando un usuario accede a una página que contiene una aplicación Flash.

Cookies Flash

Igual que las cookies normales, las cookies Flash contienen información que identifica a tu navegador, y pueden sobrevivir al borrado de las cookies normales. Los datos ocultos en las cookies Flash, tras un borrado de cookies, se utilizan para restablecer las cookies normales borradas. Las agencias publicitarias dependieron de esta táctica inteligente durante algunos años hasta que los investigadores desmontaron sus turbias prácticas.

La huella digital del navegador o browser fingerprint

Recientemente, los anunciantes han pasado a utilizar una nueva y poderosa forma de monitorización que posee más información duradera sobre la identidad del usuario incluso si las cookies están desactivadas o completamente borradas. Esta nueva técnica se conoce como browser fingerprinting y permite a una web identificar dispositivos o visitantes de ella mediante ajustes de configuración del navegador del usuario u otras características discernibles. Por ejemplo, si ayer visitaste una web y hoy lo haces de nuevo, se te podrá identificar por la huella digital del navegador incluso si borraste todas las cookies y camuflaste tu dirección IP.

Browser fingerprinting se deriva del concepto de huella dactilar humana como marcador a largo plazo único de la identidad de una persona. Se sospechó que también sería posible distinguir de manera única todos los ordenadores de Internet sin el consentimiento explícito de los propios usuarios.

Esto en la actualidad se lleva a cabo al obtener información sobre el entorno del navegador de un usuario, tales como propiedades de pantalla, nombre y versión del navegador, plugins instalados, fuentes y demás propiedades con las que se crea una huella digital única del ordenador de un usuario. La combinación de estas propiedades es única.

No obstante, el fingerprinting no siempre es algo desagradable ya que se puede utilizar para combatir fraudes de clics o para autenticar usuarios y prevenir fraude, especialmente en las webs de bancos y tiendas. A pesar de ello, el fingerprinting también presenta una amenaza potencial a la privacidad de los usuarios al representar otro frente en la prolongada batalla de monitorización de hábitos de navegación de los usuarios, y puede ser bastante intrusivo si se vincula a cualquier información personal identificativa.

En el pasado el fingerprinting estaba limitado a navegadores individuales, pero a principios de 2017 unos investigadores desarrollaron una técnica de fingerprinting innovadora conocida como cross-browser fingerprinting, la cual es más precisa y funciona en varios navegadores del mismo dispositivo. Básicamente significa que las compañías publicitarias siguen pudiendo reconocerte y espiarte aunque cambies de navegador.

Cómo puedes proteger tu privacidad

Proteger tu dispositivo frente a fingerprinting puede ser algo muy difícil. Desactivar JavaScript y Flash mediante herramientas como NoScript o ScriptSafe puede reducir tu exposición a fingerprinting; no obstante, lo que ocurre es que la mayoría de webs dependen de éstos para funcionar correctamente.

Una manera más efectiva de reducir el riesgo de tener una huella digital única consiste en tener una configuración del navegador que se parezca a la de muchas otras personas. Mientras más se parezca tu configuración del navegador a la de otros en Internet, más difícil será identificarte.

Esto ya sucede con los navegadores de dispositivos móviles, ya que estos no se pueden personalizar de manera única en la misma medida en la que se pueden los de ordenadores. Los navegadores Tor son otra medida muy efectiva frente al cross-browser fingerprinting. Entre otras herramientas destacamos AmIUnique (fingerprinting de navegadores individuales) y Uniquemachine (cross-browser fingerprinting) para saber cuán identificable eres en Internet. Asimismo, la herramienta Panopticlick de EFF también puede mostrarte cómo de bien protegido está tu navegador frente a fingerprinting y monitorización en general.

También puedes utilizar un servicio VPN para enmascarar tu dirección IP y cifrar tus datos de navegación.

“CyberGhost” tiene ventaja en este campo, ya que afirma tener una característica anti fingerprinting que, activada, ayuda a mitigarlo. Aunque las VPN enmascaran tu dirección IP, no necesariamente te protegerán de espías invisibles y anuncios. Para protegerte frente al omnipresente espionaje publicitario utiliza ad blockers (bloqueadores de publicidad) como uBlock Origin o Ghostry, y bloqueadores de monitorización como DoNotTrackMe, PrivacyBadger o Disconnect.

Para resumir todo lo anterior podemos decir que mientras la publicidad siga siendo un elemento vital del modelo económico de Internet, basta con decir que la monitorización de navegadores en general, y el fingerprinting en particular, no desaparecerán. No tienes elección: tienes que incorporar tecnologías de protección de la privacidad eficaces como las VPN si realmente te importa tu privacidad.

¿Fue útil? ¡Compártelo!
Compartir en Facebook
Twitear esto
Compártelo si crees que Google no sabe suficiente sobre ti